Precio: Anticipada: 10€ + gastos de distribución (Discos Bora Bora y www.entradasatualcance.es) Taquilla: 12€

AUTOMATICS + BRIÓTICA

destacado-ultimo-automaticNUEVO TRABAJO DE ESTUDIO DE AUTOMATICS TRAS SU SEPARACIÓN

No es automático que todas las bandas que se reúnen tras un largo periodo de tiempo lleguen a facturar un nuevo disco. Y sólo en algunos casos esos discos van más allá de una anécdota oportunista. Automatics son una de esas notables excepciones. Su primer álbum original del siglo XXI (recordemos la recopilación “1991-2001” editada en 2013) no sólo está a la altura de Space Rock Melodies (Elefant, 1997) y Duty (Elefant, 1999), sino que presenta sus armas mucho más afiladas.

Dieciséis años después, los linarenses retoman la esencia de su banda refinada con el tiempo. Llama la atención lo bien que conservan su reconocible personalidad, no hay mucho rastro de Husband -también con disco en Clifford- Universal Circus o Murciano Total (proyectos más recientes de los componentes de Automatics) en este Big Ear (Clifford, 2015).

Pero sería injusto tildar de inmovilistas estas canciones, hay sutiles elementos diferenciales que reflejan años de evolución y madurez y sitúan a estos Automatics de 2015 quizás por encima de los del siglo pasado. Por ejemplo, “Puppet Boy” tiene un punto tecno que recuerda a los primeros Simple Minds, aunque abordados desde la sombra de Spacemen 3 con el pulso rítmico automático. Es un buen invento. Al igual que “Someone”, que partiendo de esquemas típicos de Spiritualized se concreta en un pegadizo himno pop de esos que Automatics fabrican como rosquillas y a los que nos tienen tan malacostumbrados. Es un gran tema. También “1971” tiene un fascinante comienzo, como un instrumental de indietronica que luego explota en un estribillo de esos que se elevan al cielo con el éxtasis melódico noise-pop marca de la casa. Se percibe más elaboración en la composición y una mayor destreza que en su primera etapa. Hasta en su versión más tradicional y testaruda ofrecen detalles de refresco: “A Rainy Day” explora la conexión entre los Automatics de toda la vida y el indie-rock psicodélico de Los Planetas, y unas guitarras neoyorquinas le dan a “Forever” la elegancia de Luna sobre el patrón de los Jesus & Mary Chain de Automatic. En el pasado también.

Desde el 16 de octubre está a la venta el nuevo Lp de Automatics BIG EAR, cuarto larga duración de su carrera y el primero tras su disolución en 2001. Edición única del nuevo disco de Automatics publicado en exclusiva por Clifford Records, 500 copias limitadas en vinilo azul translúcido con portada gatefold y Cd integro con todos los temas del álbum.