Precio: Anticipada: 8€ (ticketea.com) Taquilla: 12€

El Jose y Mundo Chillón

Posiblemente los dos cancionistas más heterodoxos de Granada, con sus formatos más explosivos, juntos por primera vez sobre un escenario.

El Jose, inflador a pulmón de castillos hinchables, último retoño de la fabrica granadina de autores irreverentes, máximo exponente de la nueva hornada de la “Mala Follá”, con más verdád en su repertorio que un volquete de santos y Mundo Chillón, el chansonier de la hoya de Guadix, compañero de andanzas de gente como El Kanka, El Niño de la Hipoteca, María Rozalén o Antilopez, que cuenta en sus discos con colaboraciones como la del Gran Wyoming o Pablo Carbonell, desparramarán sobre el escenario del Planta Baja un vendaval de sátira y frenético paroxismo, que despeinaría al mismísimo Pitbull.

No pierdas la oportunidad de perder la oportunidad de aburrirte y recuerda que asistir a tamaño acontecimiento, es la mejor forma de evitar estar haciendo lo contrario.

¡Salud y honradez!

Mundo Chillón es una caricatura de la realidad que muestra más que la propia realidad. Es un mundo con referencias al esperpento de Valle-Inclán y al humor absurdo de Azcona y José Luís Cuerda, una parodia de lo chic. Son estilos musicales de toda la vida que las modas han ignorado y puntos de vista que el pensamiento único arrincona.
Sus influencias van desde Kiko Veneno o George Brassens a Goran Bregovich, Kevin Johansen, Bersuit Bergarabat y el Selu de Cadiz. Contradictorio y sorprendente, a veces áspero y con estrías, no apto para el que espere que le sirvan todo predigerido, plastificado y con una sola interpretación posible.
Pedro Chillón lleva lustros en los escenarios cocinando a fuego lento el universo Mundo Chillón, lo que ha acabado con la poca vergüenza que alguna vez tuvo. Pese a todo, a los programadores les pareció apropiado llamarlo para telonear a gente como Javier Krahe, Pablo Carbonell y El Gran Wyoming.
Un reflejo onírico, vibrante, bizarro, irónico, elegante, decadente, sarcástico, contradictorio, tierno y visceral de usted mismo.