Precio: Entrada Libre

KID SIMIUS

KS_A1Plakat_PRINTLo nuevo de Kid Simius se titula “Wet Sounds”, una insólita mezcla de surf y electrónica hasta ahora desconocida. Armonías andaluzas se hibridan con los ecos bailables de Berlín y la magia eterna de las noches de verano californianas. El nuevo estilo de 2014 se llama surf´n´bass.
Kid Simius es José Antonio García Soler. Este granadino afincado en Berlín es conocido por su colaboración con el nuevo pope del hip-hop alemán, Marteria, formando parte desde hace cuatro años de su banda. Productor, músico en directo, dueño y señor de los sintes, pero también amigo y cómplice en noches interminables de estudio y clubes.
Los comienzos de este músico se remontan a su adolescencia en Granada. Miembro de un grupo electropunk, Simius ya trabajaba en intricados montajes domésticos, complejos experimentos sonoros que cruzaban a DJ Shadow con Ennio Morricone, y que permanecían en su órbita privada.
Durante un semestre de intercambio en Oslo conoce por casualidad a Marteria y a su crew. Se hacen amigos y, sin pensarlo dos veces, Kid Simius se muda a Green Berlín (así se llama el colectivo en torno a Marteria). Apenas dos semanas después ya ensayaba para la gran gira de Marteria. “Por aquel entonces no tenía idea de nada”, dice Kid Simius. “Sólo sabía que me quería dedicar a la música”. Y así lo hizo.
Dejó aparcada su carrera de psicología, tomó clases de piano y se matriculó en Comunicación Acústica en la Universidad de Artes de Berlín. Allí pasó olímpicamente de todo lo que se podía aprender y empezó a forjar poco a poco su propio sonido durante largas sesiones de estudio, preferentemente nocturnas.
Sus creaciones integraban y reflejaban todo lo que ocurría a su alrededor. Absorbía las cosas de forma ávida: la euforia sin límites del primer verano en Berlín, el poder del bajo y del bombo en los clubs, el espíritu libre y abierto del hip-hop y, naturalmente, sus discos preferidos – desde Jimmy Hendrix a Squarepusher, de LCD Soundsystem a la música Jungle.
“El Clásico”, que aparece en marzo de 2012 en edición limitada, es producto y testimonio de esta época. Las ocho pistas que lo componen son pura electrónica en su forma, aunque rock’n’roll en su actitud. Todo marcha porque tiene que marchar. “El álbum no tenía una línea definida, en realidad no era un álbum en sí”, recuerda Kid Simius. “Por aquel entonces celebraba todo tipo de música y simplemente producía en base a ello. Y los resultados de este experimento fueron a parar a un CD”. Los 2000 ejemplares se agotaron en el momento, y hoy día se trafica con ellos en distintos portales a precio de oro. El mismo destino de culto parece correr el vinilo 10” “Jalapeños Horror”, publicado recientemente.
Puede ser que la idea conceptual de “El Clásico” fuera el simple caos recopilatorio, pero el público disfrutó el indomable delirio rítmico que desprendía. Y pedía más. Kid Simius creaba sin parar bases de rap como parte del grupo Marsimoto, hacía remezclas para el productor berlinés K-Paul y, por si fuera poco, coescribió a su vez un auténtico exitazo, el single platino “Lila Wolken” interpretado por Marteria, Yasha y Miss Platnum. Todo ello sin olvidar sus más de 50 shows al año en clubs de toda Alemania y festivales como Melt!, Splash!, Fusion, Berlin Festival o SXSW.
Kid Simius ha destacado siempre por su extraordinaria puesta en escena. En vez de atrincherarse tras
el portátil o mandar emails a hurtadillas como es habitual en el sector, Simius se apropia del escenario con un rotundo despliegue de artefactos sonoros: Ableton Live, Moog Little Phaty, melódica, guitarra eléctrica…Los solos de ukulele o los mosh pits más combativos están asegurados.
“Mi meta como músico es sorprenderme a mí mismo. Esto no consiste en el resultado final necesariamente. Sucede más bien cuando, de repente, por un par de segundos, todo se suma y uno es sencillamente feliz: esto es lo que significa la música para mí”. Que al final sea una canción o simplemente un archivo cadáver más no importa. Kid Simius vive por y para el momento, y hace música por y para el momento.
Es esta querencia por lo inmediato lo que le ha llevado – con algunos desvíos – hasta “Wet Sounds”. Todo parte de una pista olvidada “Surf´n´Bass”, creada bajo la influencia de los Messer Chups en compañía de una antigua novia… Año 2013, de nuevo una de esas noches de estudio interminables. No queda nada que escuchar en Internet, ni cerveza en la nevera. Kid Simius revuelve en su disco duro y se encuentra con aquel experimento surf de tiempos grises. Tras los dejes naturales del principiante de 18 años, se esconde una verdadera sorpresa sonora, algo nuevo de verdad. Simius abre el Ableton, trabaja el material y al amanecer nace un nuevo estilo: surf´n´bass.
Kid Simius investiga la cultura surfer; explora las raíces del género, escucha los álbumes más importantes (de Dick Dale a The Shadows…), llena su estudio con amplificadores y aparatos de efectos, abre un par de botellas de Desperados y comienza a trabajar. Una coincidencia que deviene obsesión. El resultado no puede estar más lejos de copias, plagios y clichés. “Wet Sounds” es la expresión de años de pasión por la música de todo tipo, el trabajo más equilibrado de uno de los artistas independientes más interesantes de la actualidad.
En “Wet Sounds” se incluyen el himno “Costa del sol”, vuelta de tuerca post-apocalíptica al género rave; “Recorded in Hawaii”, un tema psych-rock para gente que viste albornoz, bóxer y corona de flores en noches de etiqueta; “Hola Chica”, cumbia digital para románticos empedernidos; y, por supuesto el origen de todo, “Surf´n´Bass” en su versión 2.14, ocho años después del primer boceto. Chill y Wave. Surf y Bass.
“Wet Sounds” es más que una fusión redonda y divertida para la generación del ‘todo vale’. Con este disco, Kid Simius cierra también un círculo. La educación musical con la guitarra, el amor a las armonías de su tierra, la resurrección electrónica localizada en Manchester y Berlín, la melancolía, el desasosiego, la experimentación juguetona y su identidad paródica… Todo esto lo hallaremos especialmente en el tema clave del disco, “El Pastor”. Amplificando su guitarra y con hall a raudales, Simius nos trae la inmortal “Granada” de Agustín Lara del año 1932 al presente, alejándose del hip-hop o del clubbing, y enfrentándose a sí mismo por completo.
Como nos sugiere otro de los temas más representativos del disco, “Now You Should Ride It”, ya solo queda coger la tabla y aventurarnos a la playa. Desde luego, la ola perfecta la hemos encontrado.

Facebook: http://www.facebook.com/kidsimius
Soundcloud: http://soundcloud.com/kidsimius
Youtube: http://www.youtube.com/user/KidSimius
Twitter: https://twitter.com/kidsimius
Instagram: http://instagram.com/kidsimius