Precio: Anticipada: 10€ + gastos (Subterránea, Marcapasos, Bora Bora y Blus) Taquilla: 13€

Serpiente Negra presenta:

THE PRETTY THINGS

THE PRETTY THINGS
Los Pretty Things fueron uno de esos fantásticos grupos que, tras brillar en el circuito de R&B londindense de los años 60, supieron evolucionar de manera creativa hacia sonidos psicodélicos de entidad, dejando para la posteridad uno de los grandes discos del estilo lisérgico y la primera ópera-rock de la historia, “S. F. Sorrow” (1968).
El grupo se creó en la Inglaterra de comienzos de los 60. Fue impulsado por Dick Taylor (nacido el 28 de enero de 1943), ex componente de unos primerizos Rolling Stones, que tras dejar a sus antiguos compañeros decidió unirse como guitarrista al cantante y armonicista Phil May (nacido el 9 de noviembre de 1944), al guitarra rítmico Brian Pendleton, al bajista John Stax y al batería Viv Prince para crear los excitantes The Pretty Things.
Su primera opción musical era el R&B, más o menos lo que hacía los primeros Stones.
En Fontana Records debutaron con el single “Rosalyn”, un tema de Jimmy Duncan y Bill Farley que no consiguió las ventas deseadas, llegando hasta el número 41 en la lista de ventas británica.
Más tarde sí que ampliaron sus miras comerciales con “Don’t bring me down” (número 10) y “Honey I need” (número 13).
Estas piezas pueden ser encontradas en su LP debut, “The Pretty Things” (1965), un óptimo ejemplo de su enérgico R&B que llegó al puesto 5 en la lista de LPs británicos.
En el disco, producido en principio por Jack Baverstock y culminado por Bobby Graham, sonaba la batería de Prince, quien dejó pronto el grupo, y de Skip Allan, quien se hizo definitivamente con las baquetas de la banda.
“Get The Picture” (1965) fue otro fenomenal álbum de R&B que contenía los singles “Cry to me” (número 28), “Midnight to six man” (número 46) y “Come see me” (número 43).
Lamentablemente las ventas no fueron tan significativas como en el anterior trabajo y el sobresaliente trabajo de los Pretty Things no fue recompensado popularmente, en especial en su mejor época psicodélica.
Después de “Get The Picture” se produjeron las bajas de Pendleton y John Stax y las altas del bajista y vocalista Wally Allen y el teclista, percusionista y vocalista John Povey.
“Emotions” (1967), con el single “Children”, fue una obra de inflexión debido a la amplitud de miras sónicas del grupo, alejándose de sus inicios, y las orquestaciones de Reg Tisley que contenía.
En el año 1967 también iniciaron un proyecto paralelo al que llamaron The Electric Banana.
Este álbum, el último en Fontana y el primero en ser compuesto ya en totalidad por el grupo, fue la antesala de su obra maestra sumergida en ácido y editada en Columbia, “S. F. Sorrow” (1968), un álbum, inspirado por los experimentos de los Beatles, en el que sonaba la batería de Twink, quien poco después dejó de colaborar en el grupo.
En sus surcos se escuchaban piezas producidas por Norman Smith como “S. F. Sorrow is born”, “Bracelets of Fingers”, o el sencillo “Private Sorrow”, con la cara b “Baloon Burning”.
En reediciones posteriores en CD añadieron algunas de las mejores canciones de los Pretty Things encontradas también en singles del momento. Entre ellas joyas como “Defecting grey”, “Mr. Evasion”, “Talking about the good times” o “Walking through my dreams”.
En su época estas ácidas grabaciones del grupo no encontraron respaldo popular pero estos discos ya se han convertido en clásicos del rock.
La continuación de “S. F. Sorrow” sería otro sobresaliente disco a pesar de la marcha de Dick Taylor, “Parachute” (1970), un LP, de nuevo con los Fab Four como ascendencia, editado en Harvest y presentado con el magnífico single “The good Mr. Square”, co-escrito entre Phil May y Wally Allen.
Otros singles de este período, no encontrados en el LP original pero sí en las reediciones, son “October 26” y “Stone-hearted Mama”. En el disco estaba presente el guitarrista Peter Tolson.
Después de la carencia de ventas de este disco el grupo planteó su retirada. Así, se deshizo la formación durante un tiempo para retornar en la Warner con varios cambios, como la entrada del bajista Stuart Brooks y la salida de Allen.
Grabaron “Freeway madness” (1972), un álbum con tendencias más hard y progresivas. Entre sus cortes destacan “Love is good” o “Havana bound”.
Dos años después y en el sello Swan Song, propiedad de Led Zeppelin, publicaron sin demasiada fortuna “Silk Torpedo” (1974), LP continuado por “Savage eye” (1976), discos que poco tenían que ver con la etapa gloriosa del grupo. Después de este Lp Phil May dejaría la banda y ésta rompería poco después.
En los años 80 se reunieron para grabar sin fortuna “Cross talk” (1980). Más tarde proseguieron con nuevos proyectos, como reunirse con los Yardbirds o recrear de nuevo el “S. F. Sorrow”. Su último trabajo en estudio fue “Rage… Before Beauty” (1999).

Fuente: http://www.alohacriticon.com/